Pelea de divas: Lápices de cejas

Si años atrás alguien me dijera que a día de hoy no iba ser capaz de salir de casa sin maquillarme las cejas lo hubiera tomado por loco. Exageraciones aparte, estoy ya tan acostumbrada a definirlas que cualquier maquillaje me queda incompleto si no le doy un leve toque por natural que sea. Y uno de los culpables de esta nueva obsesión “cejil” son los lápices de cejas. Fáciles de usar, cómodos, rápidos y relativamente asequibles, se han convertido en mi producto favorito para maquillar mis cejas. ¿Quieres ver cuáles son los mejores bajo mi punto de vista?

Pelea de Divas: Champús en seco.

Cuando era pequeña, veía a mi abuela usar polvos de talco en el pelo para absorber la grasa y aguantar con él limpio un día más antes de ir a la peluquería. Hoy día, hemos rescatado esa idea y con un giro de tuerca, el mercado nos ofrece algo similar, los champús en seco.

Básicamente, un champú en seco es un producto en spray que contiene un tipo de polvo, bien talco o sílice que permite absorber el sebo del cuero cabelludo, lo que ayuda a espaciar los lavados y a devolver al pelo un poco de frescura y soltura, mejorando su aspecto notablemente. Su uso es bastante simple, dividir el pelo en partes, rociar el producto en las raíces, masajear un poco, dejar actúar y cepillar para retirar el resto.

Pelea de divas: Fijadores de cejas con color.

Soy un desastre arreglándome las cejas. De hecho, hasta hace un par de años no me las había arreglado nunca. Me parecía muy artificial y no entendía qué necesidad había en rellenarlas o pintarlas. Todo cambió desde que probé el Brow bar de Benefit. Sí, un bar de cejas. Llegas, pides y te las llevas definidas, perfectas y preciosas. Eso sí, como en cualquier bar, el diseño se paga…